7 ago. 2010

Subí la montaña, baje de ella

Subí la montaña y te vi.
Baje de ella y desapareciste.

La volví a subir y te vi, entre nubes, entre laberintos de nubes.
Y desapareciste.

Baje de ella como un loco, como la primera vez que te vi.
Pero ni subiendo ni bajando de ella te encontré,
porque entre las nubes y las montañas te perdiste.
Publicar un comentario